Antes de empezar, deja que te haga una pregunta ¿Por qué una chica con la que estamos a gusto y pensamos que le gustamos, cuando intentamos besarla nos hace la “cobra” apartando la cara? Muy sencillo, por puro instinto de supervivencia. Sí, lo que has leído, el instinto de supervivencia es un mecanismo de defensa que actúa a nivel inconsciente para evitar que suframos algún posible daño del exterior.

Si estás charlando cómodamente con una chica que te gusta y de repente, te lanzas a besarla, ese movimiento le sorprende y le asusta porque, 1º no se lo esperaba y 2º no la has avisado de que la ibas a besar. En consecuencia te ha rechazado sin querer y se ha echado a perder todo el juego, y aunque le gustes, va a ser casi imposible volver a sentiros otra vez cómodos juntos porque ya has fallado, y los hombres que fallan no son los hombres que atraen a las mujeres.

¿Y cómo evitar que esto suceda? Muy simple, acortando lo que nosotros llamamos “distancia de tensión” que es la distancia que hay desde tu boca hasta la suya. Esta distancia puede variar según lo juntos o separados que estéis, pero que normalmente suele ser de unos 30 o 40 centímetros, sin embargo, si haces el “beso de película”, estás consiguiendo acortar esa distancia de tensión al mínimo de forma gradual, pasando de 30 centímetros a poco más de 5, que es la distancia que hay desde su cuello hasta su boca. Además, a las mujeres les encantan este tipo de besos.

La técnica de “El beso de película” en tres pasos

1. Sabes que le gustas y vas a besarla, pero no puedes lanzarte como un loco, tienes que empezar con algo de contacto físico, y así pasar a un plano más íntimo. La mejor opción es un abrazo. Aprovecha cualquier cosa que ella te diga como excusa para decirle “me caes genial” y en ese momento le das un caluroso abrazo.

2. Ya estás mucho más cerca de ella, mientras la abrazas dale un suave beso en el cuello, que como sabes, es una zona erógena muy sensible de la mujer y que al ser estimulada producirá un efecto placentero recorriendo todo su cuerpo. Si algo ha ido mal, lo notarás porque se pondrá tensa y en ese caso deberás retirarte, si has hecho las cosas bien, lo notarás también.

3. Si al besarla en el cuello no se pone tensa, sino que la notas relajada y a gusto con tu contacto físico significa que puedes besarla en la boca, ella sabe que lo harás y está preparada. Lentamente acerca desde su cuello tu boca hasta la suya, habrás reducido la distancia de tensión a solo un par de centímetros. Bésala.

Cuanto menor sea la distancia de tensión, más fácil será que acabes besándola. Además, el beso de película te permitirá ir avisándola poco a poco de que vas a besarla, y ella se irá preparando, tanto si quiere que la beses como si no, para que tú sepas si debes continuar o retroceder, y volver a avanzar de nuevo un poco más tarde en el caso de que hayas ido demasiado rápido.
Pero… ¿Cómo llegar al momento del beso?

La técnica del beso de película es muy sencilla de implementar y que tiene una efectividad altísima, pero claro, no puedes aplicarla nada más te presentas a la chica que te gusta, como te decía antes, en la seducción hay que seguir unos simples pasos en un determinado orden. Tienes que saber cómo iniciar una conversación, cómo crear atracción, cómo tocarlas, saber de qué hablar, cómo crear confort, cómo seducirlas y ya por último, cómo besarlas.

Mas Informacion: http://tinyurl.com/nt64kuq