Lo malo es la influencia que puedan tener los propios periodistas al llevar ese nefasto recuento y hablar tanto del tema en la gente que este a punto de hacer algo así