Después de los partos vaginales, es común perder tono muscular en la vagina, lo que la debilita y provoca que la sexualidad no se disfrute del mismo modo que antes, pero también que la mujer sufra de incontinencia urinaria, lo que podría matar su deseo sexual.
Las técnicas de rejuvenecimiento vaginal son una buena alternativa para recuperar la confianza en ti misma y la relación con tu pareja.