¿Cuál es la diferencia entre la depilación láser y la luz pulsada (IPL)?
Mucha gente llama láser a los tratamientos de luz pulsada, ya que aparentemente su funcionamiento es similar.
La principal diferencia técnica reside en la forma de aplicar la luz.
Con la depilación láser se aplica una luz monocromática, de manera que ésta luz es más fácil de absorber por la melanina, que es el pigmento que da color al vello y a la piel. Los fotones (partículas que componen el haz de la luz) van en la misma dirección y viajan en la misma longitud de onda, por lo que podríamos decir que el láser es más puntual y preciso.

En el tratamiento de luz pulsada, o IPL (Intensed Pulsed Light), la luz es de carácter policromático (de varios colores) y el haz se mueve en todas las direcciones con distintas longitudes de onda por lo que un mismo aparato puede tratar distintos tipos de vello.

En la actualidad son diversos los tipos de láser utilizados en depilación, cada uno también con sus propias características y enfocados a un determinado tipo de piel.

¿Cuál elegir?

Todo depende de las necesidades y del tipo de vello y piel de cada persona. En cuanto a efectividad, el láser es más efectivo en pieles claras con vellos oscuros. El IPL es un tratamiento más lento, y por lo general necesita de más sesiones.