En la actualidad no es necesario conservar la molesta piel de naranja o celulitis, aun cuando la dieta y el ejercicio no parecen eliminarla al máximo, es posible reducirla con buenos hábitos y eliminarla por completo con tratamientos como la presoterapia o la cavitación.