Uno de los mitos más grandes de las parejas es que todas quieren procrear y tener hijos juntos; esto no siempre es cierto, muchas parejas deciden no tener responsabilidades con seres pequeños: pañales, embarazos, guarderías, etc.
Estas decisiones son respetables y deben tomarse de común acuerdo para evitar conflictos futuros.