Cuando buscamos un seguro de gastos médicos lo hacemos con la idea de que nos sacarán de apuros cuando los necesitemos. Sin embargo, a veces por no leer las pólizas bien o no estar al corriente a su cláusula de "cambios sin previo aviso" podemos quedarnos sin una cobertura que creíamos tener.
Sin embargo en otras ocasiones es la aseguradora la que falla y no cumple con lo pactado. En estos casos debemos recolectar toda la evidencia posible y solicitar ayuda profesional.