Con el estrés de la vida diaria muchas personas optan por comprar o construir su propia casa de descanso, un lugar al que puedan recurrir para relajarse, divertirse, incluso pueden hacer reuniones o fiestas o rentar el lugar los días que no lo ocupen.