A nadie le gusta pensar en la muerte, y menos en su propia muerte. Sin embargo debemos estar conscientes de que un día faltaremos y nuestros hijos pueden verse con muchas complicaciones al arreglar nuestros documentos, por eso es muy importante dejar listos nuestros pendientes: los bienes, seguros de vida, etc.