La vez que más disfruté comiendo palmitos fue con una pizza de palmitos. Realmente deliciosa.

Es sencilla: sobre la base de la pizza de siempre, se coloca jamón de York, aceitunas negras y los palmitos. La combinación es muy buena.

Ah, sed generosos con el orégano...