He de reconocer que todo, o mejor dicho, la mayor parte de lo que se dice sobre el aceite de argán es cierto: es un producto maravilloso. Sobre ese punto nada que decir,

Sin embargo, debemos resaltar algo muy interesante: las autoridades sanitarias, tanto españolas como europeas, controlan la entrada en Europa del aceite de argán y está sujeto a controles, análisis y todo tipo de inspecciones, con el fin de evitar cualquier problema de índole sanitaria y que pudiera perjudicar a los consumidores, entre ellos posibles contaminaciones con otros productos, falsificación de la validez real
del aceite..,

A pesar de todo esto, son innumerables los marroquíes -y tambien españoles, que van a Marruecos y se traen pequeñas cantidades en el equipaje de mano, o en coches, que pasan desapercibidas para las autoridades aduaneras y en consecuencia sin pasar por los controles sanitarios, amén de incumplimientos fiscales y tributarios..

Así, que procuremos comprar el aceite de argán de procedencia conocida. En el caso de España es obligatorio el que la etiqueta esté escrita en español, y que una empresa nacional figure como responsable de la introducción en España de ese producto.

He aquí la mejor forma de saber si los envases que tenemos en la mano han pasado el control sanitario: las etiquetas han de estar en español y han de indicar el nombre de una empresa española responsable, donde figura la dirección. Por el contrario el producto que no ha pasado la inspección llevan etiquetas, normalmente en francés y algunos rasgos árabes, y llevan casi siempre el nombre de una empresa marroquí.

Tengan en cuenta todo esto, para tratar de evitar algún problema del que pudiéramos arrepentirnos. .

Vean esta web: www.aceitedeargan-sol.com, y lean el banner central.