Eso era antes, ahora es lo contrario: hay plantaciones enteras que se destinan al cultivo de palmitos precisamente para hacer platos con ese ingrediente, de forma que han aumentado ese tipo de palmeras gracias a su consumo en la gastronomía.