Las perras de razas pequeñas suelen tener su primer celo antes que las de razas grandes.