Sexismo, discriminación laboral, machismo,... tanto si discriminamos en un sentido como si discriminamos en el opuesto, no hacemos ningún favor a las que nos queremos abrir camino en el mundo de la empresa aspirando a hacer valer nuestros derechos como personas y a triunfar por nuestras capacidades y no por ser mujer, hombre, inmigrante o lo que sea.