Corriendo se fortalece todo el tren inferior, glúteos y caderas incluidos.