Cuanto más rizado sea tu pelo más te costará mantener tu flequillo pero no es imposible, la solución es la plancha de cerámica. Normalmente sólo tendrás que usarla después de lavarte la cabeza y te aguantará bien hasta el siguiente lavado. Eso sí, no la uses con el pelo mojado, primero hay que secarlo con el secador.