La verdad es que muy fan de la serie Cheers en los años ochenta y era difícil que me gustara por la comparaciín. Sin embargo, a pesar de que empecé con pocas ilusiones, hubo ratos que me reí, aunque nunca tanto como con la original.