El problema es que mi marido siempre hace más caso de la opinión de su madre y su hermana que la mía y cuándo se lo digo me dice que no es verdad, que son imaginaciones mías.