¡Hasta los perros a dieta! Ahora vamos a querer que un San Bernardo parezca un galgo.