Es verdad que igual que otras técnicas dan unos resultados generalmente muy buenos (lifting, rinoplastia, aumento o reducción de mamas), lo de la silicona en los labios tiene el peligro del exceso y de la asimetría, que dan una imagen muy fea (hay varios ejemplos en la vida pública, que no hace falta mencionar).

De todas formas, no siempre es así. Lo que pasa es que cuando alguien queda bien no parece que se le haya puesto silicona en los labios y entonces no nos damos cuenta. Dependerá de quién y cómo lo haga, como siempre...