La otoplastia es una cirugia muy sencilla que se puede hacer incluso con anestesia local y no necesita quedarse ingresada, así que no debes temerla mucho.
Como siempre, lo más importante es encontrar alguien de confianza para "caer en buenas manos"...