Ya sé que una de las "misiones" de los abuelos es mimar y "malcriar" a los nietos, pero a veces cuesta mantener la calma cuando tiran por tierra el esfuerzo de meses para conseguir una cierta disciplina en solo unos minutos.

¿Hasta dónde hay que permitir esto sin interferir?