A mí nunca me ha convencido esa combinación, la verdad