Si el Gran Hermano no es telebasura, es que la telebasura no existe. Por cierto, yo lo veo... ¿y qué?