La verdad es que lo único bueno de momentos de crisis como este es que nos obligan a usar la imaginación para poder disfrutar sin gastar dinero o encontrar oportunidades más baratas.

Una sugerencia para una luna de miel sin gastar dinero podría ser intercambiar tu vivienda por otra durante un par de semanas.

El intercambio de vivienda cada vez es más frecuente y hay varias webs que se dedican a poner en contacto a personas interesadas de todo el mundo, de forma que puedes disponer de alojamiento gratuito en cualquier país.