El denominado Síndrome de Latigazo Cervical (SLC) es una lesión de la columna cervical que acontece generalmente tras la colisión de vehículos a motor, al producirse una forzada extensión o flexión del cuello y una violenta oscilación de la cabeza de delante hacia atrás o de atrás hacia delante unido a movimientos de lateralidad y torsión forzada del cuello.Para el correcto diagnóstico de esta lesión es imprescindible realizar una buena anamnesis incluyendo datos personales, historial clínico previo al accidente, circunstancias del accidente, exploración física, etc. Además de realizar pruebas complementarias por imagen como radiografías en distintas proyecciones, IRM, TC o EMG en los peores casos.
Para el tratamiento de esta patología es importante facilitar al paciente información acerca de su padecimiento, así como consejos importantes para llevar a la práctica. En cuanto a medidas terapéuticas que tenemos a nuestra disposición para paliar los efectos de las lesiones producidas encontramos: calor, frío, electroterapia, ultrasonidos, manipulaciones, tracciones cervicales, masajes…Muchos son los factores que influyen en el pronóstico de la lesión, y aunque la mayoría de los pacientes se recuperarán de forma espontánea en unos meses tras el accidente, algunos permanecerán con síntomas persistentes y dolor crónico durante dos años o más.