Toda la razón. Tener una mascota es un motivo de alegría, pero también de responsabilidades y obligaciones, pero muchas veces compensa y hay que tratarlo como a uno más la familia.